viernes, 9 de febrero de 2018

El origen de las normas internacionales de auditoría -NIA-


Edwin Rolando García
Facultad de Ciencias Económicas
Febrero de 2018


Las empresas hacen uso de la contabilidad para tomar decisiones sobre sus gestiones financieras. En ese sentido, los sistemas contables deben permitirles cumplir con dichos fines, que son de carácter interno a las organizaciones y que a la vez les permiten cumplir con sus obligaciones tributarias. Ahora bien, existen otros usuarios de la información contable como los financistas (bancos), los inversionistas y los administradores tributarios. Este segundo grupo de usuarios debe confiar en los estados financieros que se generan en el sistema de contabilidad de la empresa, pero dicha confianza descansa en la acción de juzgar los procedimientos contables de manera técnica, responsabilidad que es practicada por el Contador Público y Auditor independiente.

Para que esta acción de juzgar los estados financieros de una empresa sea un proceso sistemático, debe fundamentarse en principios de contabilidad generalmente aceptados y su correcta aplicación. Debido a que la auditoría es una función pública debe hacerse sin prejuicios, con integridad y libre de presiones. Como otras acciones públicas, la mejor forma de garantizar la imparcialidad del análisis ha sido la estandarización de normas, lo que históricamente inició en 1917 con las publicaciones del Instituto Americano de Contadores Públicos, quienes plantearon la primera Codificación de Normas y Procedimientos de Auditoría. Esta codificación se inició con pronunciamientos individuales que fueron consolidados en la Declaración sobre Procedimientos de Auditoría que se emitió en 1951, cuando ya se contaba con 24 pronunciamientos del Comité de Procedimientos de Auditoría. Varios comités publicaron procedimientos de auditoría entre 1951 y 1974.

Finalmente, en octubre de 1978 se integró el Consejo de Normas de Auditoría (Auditing Standars Board) como sucesor de los comités técnicos anteriores que tenían a su cargo lo referente a auditoría. Dada la importancia de este tipo de organizaciones se creó el Consejo de la Federación Internacional de Contadores (IFAC), entidad que aprobó la publicación en julio de 1994, de la nueva edición de las Normas Internacionales de Auditoría y Servicios Relacionados.

Como la misión del IFAC, según se declara en su constitución, es “el desarrollo y enriquecimiento de una profesión contable que sea capaz de proporcionar servicios de una consistente alta calidad para el interés público” con el tiempo, esta entidad se ha constituido en la autoridad a la que le corresponde publicar y actualizar las Normas Internacionales de Auditoría (NIA). Detrás de la aplicación de las normas se ha creado un código de ética para los profesionales que las deben aplicar.

A continuación se comparten algunos documentos que permiten dar a conocer los niveles de desagregación de las NIA y sus actualizaciones.

Código de ética (Descargar)
Evolución de la profesión de auditoría (Descargar)
Origen de las NIA (Descargar)
Anexo a la resolución técnica No. 32 (Descargar)
NIAs revisadas en 2015 (Descargar)
NIIF para PYMES (Descargar)
NIIF parte A (Descargar)
Conceptos generales de Auditoría (Descargar)





miércoles, 7 de febrero de 2018

Un profesor universitario: innovador y creativo

Edwin Rolando García
Facultad de Ciencias Económicas, USAC
Guatemala, febrero de 2018
catedra.de.edwin.garcia@gmail.com



La enseñanza universitaria está urgida de una transformación que permita darle sentido al conocimiento de la realidad social a través de la innovación y la calidad docente. Aprender en la universidad ha perdido sentido, por cuanto otras plataformas de información reaccionan de manera más inmediata a las necesidades del aprendizaje. Los procesos de cambio que afectan a la sociedad actual, ocurren con una velocidad mayor que supera por mucho la capacidad de actualización de la malla curricular en las universidades y por supuesto, superan los procesos de actualización docente. Por eso la creatividad docente debe tener un lugar destacado dentro de todo lo que ocurre en la globalización.

Está claro que los tradicionales contenidos académicos y la forma de impartirlos con marcador, pizarra y diapositivas de PowerPoint, son cosas que han quedado enterradas en el pasado de la educación. Si un docente universitario continúa con esas estrategias, lo más que puede esperar es el desánimo del estudiantado y por supuesto una clasificación social que lo califique como un profesor anticuado. Peor aún si se le ocurre apagar la luz para presentar sus diapositivas.

La enseñanza de hoy debe centrarse en la evidencia empírica, que puede encontrarse en el espacio temporal de un clic informático. Esto trae a colación el ejemplo de la última década del siglo XX cuando se planteaba que un docente que mostraba afanoso un cartel con el dibujo de una vaca fue abruptamente interrumpido cuando por la ventana del aula, una vaca de verdad, de carne y hueso, asomó la cabeza. La enseñanza actual debe estar basada en la información, ya no en ejemplos. El aprendizaje de hoy se resume en la sumatoria de actividades y no en el conteo de clases magistrales.


Siendo que la creatividad es el alma de cualquier estrategia innovadora, debemos aprender a trasladar al plano educativo, las acciones de la realidad que han demostrado que el desarrollo de los países se ha logrado en función de un invento que resume la capacidad de inventiva de cierta población, pero que se ha innovado constantemente a través de una sed de lo nuevo, que ha terminado en transformar los procesos de producción en función de una demanda educada para el cambio, una revolución industrial que alcanzó a cambiar la forma de percibir la realidad en permanente innovación. Por lo tanto, no es posible referirnos a la enseñanza universitaria al margen de esa permanente revolución industrial. 

¿Qué es entonces lo que se debe enseñar? Indudablemente ya no se deben enseñar contenidos, se debe enseñar a los estudiantes a ser profesionales competentes para analizar, en su ámbito, los contenidos obtenidos de la realidad (objetiva o subjetiva) por cualquier medio, y a utilizar esa información para resolver los problemas de la sociedad; no sin antes investigar apropiadamente (de manera técnica y científica) dichos contenidos para discernir entre los verdaderos y los equivocados y así, en función de su capacidad de innovar, enseñarle a proponer mejoras en busca del bienestar social. 

Los estudiantes universitarios necesitan crear sus propios puntos de vista, desarrollar valores y actitudes, saber exponer sus ideas, con fundamento en la información y a discernir entre lo empírico y lo científico. En resumen, el profesor universitario debe crear estudiantes protagonistas capaces de construir conocimiento, a partir de los contenidos que se socializan por cualquier medio de comunicación, en función de sus propias ideas, y con el respaldo de la técnica y la ciencia. El estudiante debe aprender en el camino profesional a mejorar esta práctica. 

¿Cuáles serían los pasos o gradas a seguir? En primer lugar, estar en posesión del contenido, a partir de diferentes autores. En segundo lugar, contar con un espacio dentro del aula para la reflexión y el análisis de esos contenidos, de tal forma que se alcancen las competencias de la cooperación y el discernimiento social. En tercer lugar, debe recibir el estímulo para utilizar dicho contenido en la solución de una problemática. En cuarto lugar, debe visualizar el camino de la autoformación para mejorar el aprendizaje. Esto significa aprender a saber, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a auto innovarse, para no ser únicamente un producto temporal de la universidad. 

Este tipo de aprendizaje se logra a partir de un profesor universitario flexible, capaz de relacionar el conocimiento del que se es experto, con lo que ocurre en la vida diaria de los estudiantes; un comunicador capaz de inducir a los sujetos del aprendizaje hacia los fines de la educación, un líder que proporcione seguridad de que no se está avanzando a la deriva y un promotor del juicio crítico. Si se logra que el estudiante disfrute lo que está aprendiendo podrá hacer aportaciones personales que harán más activo el proceso educativo. 

Un profesor innovador y creativo no da cuestionarios a los estudiantes porque esa estrategia atomiza su conocimiento y limita sus capacidades de aprender, no asigna una cantidad de páginas para el examen como si la vida profesional fuera a limitarse entre la página 8 y la 69. Un profesor innovador estimula la creatividad y no bloquea otras alternativas de solución que pueden ser descubiertas fácilmente por los estudiantes en un tutorial de YouTube. Cuando un profesor universitario condiciona al alumno a realizar únicamente el procedimiento que se enseñó en clase, está negando la direccionalidad del ingenio humano. Un profesor innovador y creativo plantea metas a los estudiantes y les informa cuando las han alcanzado. 

Todo en la vida puede sufrir modificaciones, como aquel trabajo de oficina que es urgente porque lo pidió el Gerente General, pero nada de eso importa cuando le llaman y le informan que alguien de su familia sufrió un accidente. 

En ese sentido, el docente innovador y creativo muestra que las acciones de aprendizaje tienen condiciones espaciotemporales que se pueden modificar en función de situaciones nuevas que aparecen a lo largo del proceso. 

Un docente innovador y creativo comprende y transmite una visión holística de la realidad. Las partes del cuerpo funcionan muy bien, pero una persona no es sólo anatomía, o sólo fisiología, porque cuando actúa, también hace uso de sus sensaciones, pensamientos, percepciones y emociones y en función de eso se crea aquella realidad que el estudiante debe aprender a modificar; por lo tanto, no debe aprender sólo la técnica porque las máquinas si bien juegan un papel decisivo en el desarrollo social, la dinámica humana es la que aporta el entusiasmo de la vida, sus dificultades y sus fines. 

El cambio que se propone también señala la necesidad de modificar las estrategias de evaluación. Fundamentar la eficacia del proceso de aprendizaje en función de exámenes parciales limita las motivaciones del aprendizaje como proceso, indicarles a los estudiantes que las actividades que realizan no tienen valor en sus créditos académicos significa desmotivar el clima educativo. En ese sentido, toda actividad realizada en el aula para la socialización del razonamiento crítico debe tener un punteo y mostrar de forma acumulativa cómo se va en el logro de las metas. 

¿Sobre qué debe estar fundado el aprendizaje? Pareciera que los fines y las técnicas funcionan para lograr objetivos diferentes, sin embargo, la universidad deberá seguir manteniendo su función social, que es la investigación. 

El rigor de la metodología científica está basado en la investigación, lo que señala mucha lectura y mucha indagación metódica. Estos son los fundamentos de cualquier materia de estudio. Un solo libro de texto es un error para la educación en la universidad. La construcción del conocimiento debe estar basada en mucha lectura y mucha investigación (documental y de campo). Este recurso seguirá siendo válido, pero sólo si se enseña y se evalúa la forma correcta de promover la construcción individual del aprendizaje, esto es la redacción. Si se permite que los estudiantes realicen únicamente prácticas de copiar y pegar, se está limitando el aprendizaje de los referentes, la rigurosidad y el respeto a los derechos de autor y se limita la práctica de las técnicas de redacción. 

Todas las modalidades del aprendizaje deben posibilitar la construcción de exposiciones escritas propias pero fundamentadas en referencias bibliográficas que deben seguir protocolos y normas establecidas en el ámbito nacional e internacional. 

Si este es el camino para que el profesor universitario sea creativo e innovador, es de esperar que la administración de la academia cambie para permitirle al docente universitario disponer de los recursos necesarios para transformar su labor educativa en apego a lo aquí planteado. 

Bibliografía 

Morin, E. (2001). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Barcelona: Paidos.

Descargar: Aquí


miércoles, 4 de mayo de 2016

Estudio financiero de un proyecto de inversión

Edwin Rolando García Caal

De acuerdo con lo expuesto en las diapositivas que explican este capítulo, el estudio financiero de un proyecto tiene como objetivo analizar la situación financiera de un proyecto en las fases de inversión y operación, a la vez que posibilita sistematizar la información monetaria de los estudios precedentes y analizar el monto de su financiamiento. Con este estudio se está en condiciones de evaluar las fuentes de financiación, el costo de la financiación y la fase de recuperación de la inversión. El principal resultado de este estudio es la cuantificación de la inversión requerida y el cálculo del periodo recuperación. 

El estudio financiero está integrado por cuatro capítulos o cuentas financieras, a saber la determinación del monto de inversión, la propuesta de estrategias de financiamiento, el cálculo de los costos del financiamiento y la proyección del flujo de fondos. Para la Determinación del monto de inversión es importante considerar que el monto de la inversión se calcula en la sumatoria de la inversión fija y la inversión en capital de trabajo. La inversión fija del proyecto contempla la inversión en activos fijos tangibles y activos intangibles. Los activos fijos tangibles incluyen terrenos y obras físicas, así como la adquisición de mobiliario y equipo, entre otros, para el inicio de la operación. Nótese que se incluyen las inversiones realizadas en bienes tangibles que se utilizarán en el proceso de transformación de insumos o que servirán de apoyo a la operación normal del proyecto. En conjunto son las denominadas Inversiones en Activos Fijos. Incluyen básicamente recursos naturales, terrenos, obras civiles, equipos e instalaciones, infraestructura de servicios de apoyo, etc. Estos estarán sujetos a depreciación y amortización (salvo los terrenos). 

Las inversiones realizadas sobre activos constituidos por servicios o derechos adquiridos son las denominadas Inversiones en Activos Intangibles. Comprenden los gastos de organización, las patentes y licencias, los gastos de puesta en marcha, capacitación, sistemas de información, etc. Mediante la amortización se registra la pérdida de valor contable en el tiempo de estos activos, de acuerdo con los criterios internacionales de auditoría. La inversión en capital de trabajo está constituida por activos corrientes, utilizados para la operación normal del proyecto durante un ciclo productivo (para una capacidad y tamaño determinados). Se calculan de forma acumulativa desde el primer pago por la compra de materia prima, hasta la recaudación del ingreso por venta de los productos; este tiempo es denominado periodo de desfase. Es importante tomar en cuenta que el costo de la inversión ocurre en el año 0. Sin embargo, es necesario distribuir las erogaciones en función de un calendario de desembolsos, previo a la puesta en marcha del proyecto. 

También hay Inversiones que se hacen durante la fase de operación. Estas incluyen las inversiones de reemplazo en función de la vida útil de corto plazo de algunos activos, principalmente por obsolescencia tecnológica. También hay inversiones por ampliación, lo que aumenta costos de mantenimiento y reparación. La determinación del monto de inversión se resume en un Cuadro de Proyección de Fuentes y Usos de Fondos. 

El segundo capítulo es el referido a las estrategias de financiamiento. El objetivo de este capítulo es identificar las fuentes de recursos financieros necesarios para la ejecución y operación del proyecto y asegurar los mecanismos a través de los cuales fluirán esos recursos hacia los usos específicos. Durante las decisiones de las fuentes del financiamiento lo más difícil es establecer ¿cuál es la mejor combinación para financiar las inversiones? En este aspecto es importante poner a disposición del inversionista un portafolio de fuentes de financiamiento lo que permite explicar las ventajas de la estrategia propuesta. Sin embargo, antes de proponer fuentes de financiamiento es necesario evaluar las deudas en moneda nacional o extranjera en función de la cobertura del riesgo cambiario lo que puede considerarse en algunas ocasiones una ventaja en la estrategia de financiación y en otras ocasiones puede constituirse en una desventaja. 

En la selección de las estrategias de financiación se debe considerar que existen fuentes de financiamiento a corto y a largo plazo. El financiamiento a corto plazo consiste en obligaciones cuyo vencimiento ocurre en menos de un año, con la ventaja de ser menos costoso. Las formas de financiarse a largo plazo, incluyen aportaciones de capital (socios, accionistas y fundadores), préstamos y activos fijos como las hipotecas, las acciones y los bonos. Algunos préstamos a largo plazo incluyen periodos de gracia que resultan beneficiosos para el proyecto. La conclusión de este capítulo permite plantear al inversionista la combinación de fuentes de financiación que se considera más ventajosa para el proyecto. 

Cuando se hace el cálculo de los costos del financiamiento, se debe considerar que el financiamiento debe pagar dos tipos de costos. En primer lugar el costo del capital. Este es un monto expresado en un porcentaje anual, que un proyecto debe pagar para obtener fondos (tasa de interés). Para el proyecto, el costo del capital significa que tiene que asegurar que sus inversiones logren una rentabilidad al menos igual al costo del capital. En segundo lugar deben incluirse los costos asociados. Uno de estos es el costo de los riesgos del financiamiento. Este puede tomar la forma de pago por seguros de riesgo. A los costos asociados hay que sumarle los costos por trámites legales, impuestos, comisiones al agente colocador y por apertura de la sociedad (abrir a la bolsa de valores) si corresponde, entre otros. Se incluyen las diferencias en tipo de cambio originadas por préstamos en moneda extranjera al grado en que sean consideradas como un ajuste a costos de interés. Estos costos pueden sumarse para simplificarse en un solo monto. El otro factor aunado a los costos del financiamiento es el plazo del financiamiento, el bancario tiene un plazo fijo y el de la emisión de acciones es indefinido. A continuación se presenta un cuadro de ejemplo. (Descargar artículo completo)

viernes, 22 de abril de 2016

¿Por qué Economía de la Salud?

Edwin Rolando García Caal

El sector salud es un espacio de fenómenos y problemas asociados a preservar y proteger la salud de las personas a través de los servicios sanitarios. En Guatemala el gasto público en salud ocupa la cuarta posición en la distribución de los recursos de gobierno (SICOIN, 2015). Dichos problemas han sido analizados lejos de la teoría económica, lo que ha tenido como efecto una permanente crisis que se agudiza con los años. De acuerdo con la literatura científica muchos países han mejorado el desempeño de este sector gracias a la intervención de la Economía de la salud (Jefferson, 2000).

Para entender esta afirmación se analiza el planteamiento que hace al respecto la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Dicha institución señala que la economía de la salud es una rama de la Economía que integra las teorías económicas, sociales, clínicas y epidemiológicas existentes (OPS, 2009). 

La integración de estas teorías persigue estudiar la forma óptima de administrar los mecanismos, determinantes y condicionantes de los procesos de producción, distribución, consumo y financiamiento de los servicios de salud (Cosme, 2009). 

El impulso que esta rama de la ciencia ha tenido durante las primeras décadas del siglo XXI se debe a la identificación de crisis en los sistemas de salud de muchos países, los cuales fueron relacionados directamente con diferencias que existen entre el pensamiento sanitario y el pensamiento económico.

Estas diferencias de pensamiento configuran la estructura política de los proveedores y administradores de los servicios de salud.

En una investigación realizada por Alleyne & Cohen de OPS (2003), se determinó que los retos que señalan la urgencia de implementar la economía de la salud en los países de Latinoamérica, se deben principalmente al pensamiento sanitario en los siguientes aspectos: 

Para los trabajadores de la salud, la salud no tiene precio (Cosme, 2009). Si es necesario se debe gastar un millón de quetzales en la atención de un paciente aunque el establecimiento de salud se quede sin recursos para atender a 30,000 pacientes que vienen después; sin embargo, para la Economía de la salud los bienes y servicios que carecen de precio son asignados de forma ineficiente (Alleyne & Cohen 2003). 

Un ejemplo claro de estas actuaciones ocurrió en una compra de vacunas que realizara el MSPAS en el año 2012 (BCG antituberculosa), la presentación que la farmacéutica ofreció en la negociación fue de frascos con diluyente de 1ml para 10 dosis y otras presentaciones a menor costo para 25 y 50 dosis. La compra se realizó con presentaciones de 50 dosis. Sin embargo, cuando un médico realizaba la vacunación de un infante, acto seguido procedía a desechar en el bote de la basura las 49 dosis restantes si ya no había niños. Nótese que se pagaron todas las dosis, las gastadas y las sobrantes. 

Según Cosme (2009), las compras de insumos médicos en el pensamiento sanitario se deben calcular sobre el 100% de la demanda potencial y no sobre la demanda efectiva. Esto es parte de la naturaleza de los servicios de salud, que busca garantizar los derechos de la población sin discriminación.

En otras palabras, si Guatemala tiene mujeres comprendidas entre 15 y 45 años de edad en un número de 3 millones 756,030 personas, en función del pensamiento sanitario el MSPAS debe comprar insumos para la atención en el programa materno infantil del 100% de estas mujeres, sean o no sexualmente activas y sin considerar las atenciones que proporciona el IGSS y otros proveedores de salud. 

Eso está demostrado porque su sistema de información en salud (SIGSA) no incluye otras estadísticas, sólo puestos de salud del MSPAS, centros de salud del MSPAS y hospitales del MSPAS. En este tipo de decisiones, el pensamiento sanitario parte del principio de universalización de la salud por parte del MSPAS, según lo establece la Constitución Política de la República de Guatemala (Artículo 93).

Otra premisa que orienta el pensamiento sanitario es la que señala que el gasto en salud debe ser irremediablemente e inexorablemente alcista. Por lo tanto, siempre es necesario un mayor gasto en salud (Cosme, 2009). 

Sin embargo, para la Economía de la salud la distribución de los recursos escasos debe hacerse en función de un nivel óptimo, porque si se sobrepasa ese nivel óptimo de gasto se incurre en pérdidas económicas sociales. 

Una tercera premisa que orienta el pensamiento sanitario señala que el médico es quien decide y prescribe el tipo, marca y frecuencia de los bienes y servicios que el consumidor debe adquirir. Para la Economía de la salud el consumidor decide el tipo, marca y frecuencia de los bienes y servicios a adquirir (Alleyne & Cohen, 2003).

Una cuarta premisa del pensamiento sanitario es la garantía de accesibilidad (Alma Ata, 1978). Todos los lugares poblados de un país deben contar con servicio materno (Artículo 52 de la Constitución Política de la República de Guatemala), aunque en muchos de esos servicios se atiendan 3 partos al año. Para la Economía de la salud la accesibilidad debe ser regular y racional, en función de decisiones de optimización.

Una quinta premisa del pensamiento sanitario señala que no se le debe poner límites a la demanda (Cosme, 2009). Por lo tanto, los primeros en llegar tienen derecho a consumir todos los recursos existentes, aunque no queden recursos para los que lleguen después. Para la Economía de la salud el consumidor actúa bajo el principio de racionalidad económica y su actuar está en función de las necesidades propias y familiares, tanto actuales como del futuro; abarcando la garantía de recursos para las futuras generaciones.

Una sexta premisa del pensamiento sanitario señala que el avance tecnológico mejora la salud (Cosme, 2009). En este caso el médico busca reducir el riesgo en sus decisiones, haciendo que el paciente se realice todos los exámenes externos que a criterio médico se consideran convenientes, sin importar sus ingresos familiares. Para la Economía de la salud la tecnología no reemplaza la capacidad humana y existe una restricción presupuestaria para tomar las decisiones. 

Cabe decir que según el pensamiento sanitario, la salud no debe mercantilizarse porque es un derecho humano inalienable (Cosme, 2009). Para la Economía de la salud existe un mercado de la salud y una forma técnica de encontrar el equilibrio entre oferta y demanda en función del bienestar social. En ese sentido, la teoría general del bienestar exige la aplicación de los principios de eficiencia económica, eficacia económica y calidad en cada una de las decisiones de gestión de los servicios de salud, lo que señala el camino para el análisis Costo-Beneficio, el análisis de Costo-efectividad, el análisis del Costo-utilidad, Costo-patología, Costo per cápita y de la atención, lo que aún no ocurre en Guatemala.

El economista Jorge Cosme Casulo, coordinador de la maestría en Economía de la Salud en Cuba, expone que estas diferencias entre el pensamiento sanitario y el pensamiento económico han alejando a los profesionales de ambas ciencias, hasta el extremo de aceptar que los segundos son ignorantes de los términos y conceptos médicos y que por lo tanto no tienen participación en ese espacio de decisión del sector salud. Como consecuencia las decisiones gerenciales, ejecutivas y operativas de salud han quedado en manos de profesionales sanitarios, quienes al aplicar los principios que le son propios no han logrado sacar al Sistema de salud de una crisis permanente. 

En ese sentido, la propuesta que el Sistema de salud de Guatemala necesita tiene que basarse en un acercamiento entre ambos grupos de profesionales. Permitiendo a los segundos, espacios de decisión que permitan la búsqueda del óptimo económico en términos Contables, Administrativos y Económicos. No obstante, esto no se puede alcanzar si el pensum de estudios en la Facultad de Ciencias Económicas sigue abordando la Economía como una ciencia pura, sin adentrarse al estudio de otras ramas económicas como la Economía de la Salud.

A la fecha, existen más de 480,000 artículos científicos publicados en revistas indexadas que abordan la importancia de la Economía de la salud en el mundo, incluyendo 34,000 libros formales distribuidos por casas editoras internacionales. Los documentos referidos aluden a que la Economía de la salud es una rama científica necesaria, lo que parecía un absurdo en tiempos remotos.

Hoy por hoy, la solución de cualquier crisis en un sistema de salud sólo se vislumbra al relacionar la economía con la salud y la necesaria vinculación de estas con la gestión de los recursos, que siempre son escasos.

Esta vinculación hace cambiar de entrada la forma de percibir el gasto en salud, ya que mientras fuera de la Economía el gasto en salud es gasto no reembolsable (una pérdida), dentro de la Economía de la salud, el gasto en salud es una inversión que aporta al Producto Interno Bruto.

Los estudios en el tema han demostrado cada vez más, que una población sana es un motor para el crecimiento económico de cualquier área, país, región o continente y muchos expertos en la historia de Europa coinciden en la influencia que para su desarrollo tuvo afrontar el reto de resolver los problemas de salud de las personas. A su vez, el avance económico permitió actuar sobre el mejoramiento de la salud en un proceso cíclico y de espiral muy beneficioso para el desarrollo económico (Lauzan, 2005).

Entre las investigaciones más sobresalientes de tales tendencias históricas se encuentran las realizadas por Fogel (2009), las cuales han dilucidado la relación entre talla corporal y recursos financieros, específicamente los utilizados para reducir la desnutrición, donde la alimentación es un elemento crucial para la productividad laboral a largo plazo.

En esa línea, el economista norteamericano Alfred Marshall afirmó: «La salud y la fortaleza física, espiritual y moral, son la base de la riqueza social; al mismo tiempo, la importancia fundamental de la riqueza material radica en que si se administra sabiamente, aumenta la salud y la fortaleza física, espiritual y moral del género humano» (Cosme, 2009).

Entre los años 1951 y 1957 los economistas Winslow y Myrdal argumentaron, entre otras cuestiones, que la inversión en salud ofrece grandes dividendos en capital humano y que los costos en salud debían proporcionar ganancias económicas en muchos conceptos entre estos, la fuerza de trabajo, incrementos de productividad y distribución de la renta. 

Los economistas citados también afirmaron que los programas de salud deberían estar administrados con orientación al desarrollo económico general y no centrarse en la atención patológica (Cárdenas, 2002).

En los últimos 20 años se han producido enfoques integrales de Economía de la salud que demuestran las ventajas de la intervención de los economistas en la toma de decisiones del sector salud, tema que ha sido tratado en Conferencias Internacionales sobre Atención Primaria efectuadas desde Alma Ata en 1978. El empuje de estos estudios fue una publicación del Banco Mundial en 1993, denominada "Invertir en salud" cuyas conclusiones motivaron algunas investigaciones innovadoras sobre el impacto en el PIB, los efectos de un Sistema de salud eficiente en el entorno económico y en la preservación del capital humano, para impactar de forma positiva la productividad de país (Alleyne & Cohen, 2003).

Todo lo escrito en materia de Economía de la salud, plantea suficientes argumentos para que los profesionales de la salud en Guatemala puedan estar convencidos de que la Economía de la salud hace posible que una actividad o acción alcance el máximo beneficio con la utilización mínima de recursos y a un menor costo. La Economía hace posible alcanzar un mayor nivel de producción o servicios con una misma cantidad de insumos sin afectar la calidad. Mientras tanto, los profesionales de las Ciencias económicas deben abrir el espacio mental y académico que permita la inclusión de la Economía de la salud en el pensum de estudios de cada carrera. Ya sea como contenidos teóricos o bien como temas de la práctica económica de cada carrera. 

Se esperaría que en el corto plazo exista suficiente capital humano egresado de las Facultades de Ciencias Económicas con el interés y con propuestas de intervención que mejoren la eficiencia del Sistema de salud en Guatemala.

Descargar artículo completo: ¿Por qué Economía de la Salud?

Bibliografía 

Alleyne O, Cohen D. (2003) Salud, crecimiento económico y reducción de la pobreza. Washington, D. C.: OPS, Pág. 22-7.

Cárdenas Rodríguez J. (2003) La economía de la salud: un camino en la búsqueda de la eficiencia. Serie: Resultados de investiga-ciones en economía de la salud, año 2002. La Habana: Prensa Latina, Pág. 18.

Cosme J, Cárdenas J, Miyar R. (2009) Economía y salud, conceptos, retos y estrategias. http://new.paho.org/cub/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=57&Itemid=226 [consulta: 18 enero 2016].

Cosme J, Escobar N, Fonseca G, Luque D, Luque E, Mock P, Cárdenas J, Gálvez A, Valenzuela C, Rodríguez M. (2007) Economía de la Salud. Santiago de Cuba: Editorial Oriente, Pág. 12-24.

Fogel R., W. (2009) New sources and new techniques for the study of secular trends in nutritional status, health, mortality and the process of aging. Paper No.26 NBER.

Jefferson T, Demicheli V, Mugford M. (2000) Elementary economic evaluation in health care. London: BMJ Books, Pág. 132.

Lauzan, C. (2005) Tecnologías gerenciales. Una oportunidad para los sistemas de salud. La Habana: Ed. Ciencias Médicas, Pág. 144.

SICOIN (2015). Reporte de ejecución presupuestaria 1995-2014. MINFIN Gobierno Central. Guatemala

Mok Barceló, P. (2003) El costo en los servicios de estomatología. Serie: Resultados de investigaciones en economía de la salud, en 2002. La Habana: Editorial Prensa Latina.

Ramos D. (2004) Control de calidad de la atención de salud. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, Pág. 56-65.



lunes, 8 de febrero de 2016

El reconocimiento a los derechos de autor y otras técnicas de investigación (Laboratorio 1)

Edwin Rolando García Caal


En Guatemala la Constitución Política de la República reconoce y protege el derecho de autor como un derecho inherente a la persona humana, garantizando a sus titulares el goce de la propiedad exclusiva de su obra, de conformidad con la ley y los tratados internacionales de los cuales la República de Guatemala es parte. El Decreto número 33-98 establece que los derechos de autor son de orden público y de interés social, y tienen por objeto la protección de los derechos de los autores de obras literarias y artísticas, de los artistas intérpretes o ejecutantes, de los productores de fonogramas y de los organismos de radiodifusión. En la misma ley se establece que el derecho moral del autor es inalienable, imprescriptible e irrenunciable. En ese sentido el autor tiene la facultad de reivindicar en todo tiempo la paternidad de su obra, en especial, exigir la mención de su nombre o seudónimo, como autor de la obra, en todas las reproducciones y utilizaciones de ella, ya sea por completo o en un extracto de cualquier párrafo u oración, así como los elementos que constituyen la referencia de su publicación. Según la Real Academia Española –RAE-, plagiar es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias (Congreso de la República Decreto 33-98).

Al respecto, cabe mencionar que en los últimos años ha habido una mayor publicidad respecto de plagios literarios. Así por ejemplo, se difundió que el escritor peruano Alfredo Brye Echenique fue acusado en 2008 de haber plagiado 16 artículos periodísticos de medios como La Vanguardia, El periódico de Extremadura o la revista literaria Jano. Bryce Echenique fue encontrado culpable por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual peruano, con una sanción de más de 57.000 dólares (www.estandarte.com). Vázquez Montalbán fue condenado en 1990 a pagar tres millones de pesetas, en concepto de perjuicio moral, al profesor de la Universidad de Murcia, Ángel Luis Pujante, por plagio en la traducción que éste había realizado de la obra de Shakespeare Julio César, nada menos. Lo que descubrió el plagio fue el descuido en borrar las pistas: en la traducción de Vázquez Montalbán se reproducían las mismas omisiones que en la de Pujante. El caso sentó jurisprudencia en los derechos de los traductores sobre sus textos (Estandarte/noticias). 

En Guatemala, el candidato presidencial Manuel Baldizón también fue acusado de plagio. La abogada y ex fiscal contra la Corrupción Karen Fisher, presentó en el Ministerio Público (MP) una denuncia contra Baldizón por el delito de violación a los derechos de autor y derechos conexos. El Código Penal de Guatemala establece sanción de prisión de 1 a 6 años y multa de Q.50 a 750 mil por la comisión del delito por el que se denunció a Baldizón (www.soy502.com). El 2 de noviembre de 2015 en una publicación del periódico Siglo XXI de Guatemala, el Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), señala que José Ramón Lam Ortiz, coordinador del equipo de transición del presidente electo Jimmy Morales, “fue separado de sus funciones como analista económico de este Instituto el 15 de marzo de 2014, tras corroborar que había plagiado cuatro ensayos académicos (SigloXI.com.gt/nacionales:Byron Quiñonez).

En estos casos, el Consejo Superior Universitario de la USAC ha girado instrucciones a todas las Facultades y Escuelas de dicha casa de estudios para regular y sancionar el plagio en los trabajos de graduación de sus estudiantes y también en trabajos de curso, lo que hace necesario orientar adecuadamente a los estudiantes para evitar las sanciones. Al respecto, en este artículo se ha elaborado una especie de laboratorio que toda persona interesada en evitar el plagio puede seguir, al mismo tiempo aprender la forma de referenciar con el Sistema APA de la Asociación Estadounidense de Psicología. Este sistema de referencias además de haber sido aceptado por innumerables revistas científicas posee un manual bien detallado que permite profundizar lo que se plantea en este artículo. En ese sentido este puede constituirse únicamente como un laboratorio 1 para estudiantes de primer año en la Universidad. Bienvenidos a su seguimiento.

Laboratorio 1

Para la realización del laboratorio es necesario contar con estos documentos:

Libro: Introducción a la enseñanza universitaria Descargar
Guía para insertar una referencia APA de un párrafo copiado en Microsoft Word Descargar
Guía para la clasificación de títulos utilizando un documento de Microsoft Word Descargar
Libro: Investigación científica Descargar
Periódico: Investigación y ciencia Descargar
Revista: Ciencias Sociales y Humanidades Descargar
Guía para insertar notas al pie de página utilizando un documento de Microsoft Word Descargar
Guía para insertar un índice automático en Microsoft Word Descargar
Guía para insertar una bibliografía automática en Microsoft Word Descargar

Instrucciones

1. Descargue el libro “Introducción a la enseñanza universitaria”
2. Descargue el libro, utilizando la opción: Descargar
3. Ubique el Autor, el título del libro, el año de publicación, la editorial, el número de páginas y la ciudad. Cópielos.
4. Ubique el tema: “Paradojas de la enseñanza universitaria”; copie todo el párrafo de la paradoja número 8.
5. Debe referenciar el párrafo. Para eso vea la “Guía para insertar una referencia APA en un párrafo copiado en Microsoft Word” Dicho documento se encuentra en el mismo lugar que el libro: Introducción a la enseñanza universitaria que ya descargó. Descargue la guía en la opción: descargar.
6. Al seguir los pasos se espera que después de su texto copiado y antes del punto final se encuentre una referencia al estilo APA.
7. Arriba del párrafo que acaba de copiar y referenciar escriba como título: Una contradicción en la educación universitaria.
8. Debe clasificar el título del párrafo como Título 1. Para eso vea la “Guía para la clasificación de títulos utilizando un documento de Microsoft Word” Dicho documento se encuentra en el mismo lugar que el libro: Introducción a la enseñanza universitaria que ya descargó. Descargue la guía en la opción: descargar.
9. En el mismo lugar descargue el libro nombrado “Investigación científica”

10. Ubique el Autor, el título del libro, el año de publicación, la editorial, el número de páginas y la ciudad. Cópielos.

11. Ubique el tema “Consulta bibliográfica” que se ubica en el capítulo IV; copie todo el tercer párrafo del numeral 4.1 “Lo que comprende”. Dicho párrafo inicia con el texto: “Por lo tanto el investigador debe conocer de antemano… Cuando ya lo haya copiado anote la referencia APA.

12. Anote arriba del párrafo el título: La importancia del marco teórico. Luego clasifíquelo como Título I.

13. Descargue el periódico “Investigación y ciencia”, en el mismo lugar en donde encontró los documentos anteriores.

14. Dentro del periódico ubique la entrevista: La transferencia de conocimiento y su protección legal desde las universidades. Una entrevista con Javier Solorio

15. Copie el párrafo que inicia así: JS/ Yo estuve en el Instituto Max Planck,…

16. Ubique el Autor que en este caso es el nombre del entrevistado, el título del periódico, la Ciudad que en este caso es Honduras, el año de publicación, el mes que en este caso es Agosto-Septiembre, ubique el número de páginas que ocupa la publicación de la entrevista, el Editor es en este caso la UNAH, la editorial que en este caso es Dirección de Investigación científica y postgrado; Departamento de Documentación e Información (verifíquelo), la edición que en este caso es Año 5, No. 8, Segunda época; como es un solo volumen no se copia nada, el número de edición es 8; el título breve es: Entrevista. Copie todos los datos de la ficha bibliográfica.

17. Anote la referencia APA al final del párrafo copiado, cuidándose de seleccionar como tipo de fuente bibliográfica: Artículo de periódico y activar la casilla de Mostrar todos los ampos bibliográficos. Dejará en blanco el día de la publicación porque es una publicación bimestral y se cuidará de trasladar correctamente todos los datos de la referencia establecidos en el numeral 15.

18. Arriba del párrafo copiado anote el título: Importancia de las referencias. Clasifíquelo como título 2.

19. Descargue la revista: Ciencias Sociales y Humanidades. Ubique el tema: La investigación cualitativa y el enfrentamiento armado en Guatemala de Ricardo Falla. El documento está en el mismo lugar de los anteriores.

20. Subraye las ideas principales del autor en la página 88 y explique lo subrayado en su documento de Word bajo el título: La importancia del marco teórico en la práctica. Al final de sus explicaciones anote la referencia APA, cuidando seleccionar Artículo de Revista.

21. Clasifique el título como Título II.

22. Vea la “Guía para insertar notas al pie de página utilizando un documento de Microsoft Word” Dicho documento se encuentra en el mismo lugar de los libros anteriores.

23. Incluya en su párrafo de explicación del tema de Ricardo Falla, el nombre de Joaquín Noval y al final de este nombre inserte una nota al pie de página con el siguiente texto: Indigenista, antropólogo y revolucionario guatemalteco, así como erudito investigador cuyos escritos fueron elaborados antes de 1965 y tratan sobre el conflicto armado interno en Guatemala.

24. En la misma revista “Ciencias Sociales y Humanidades” y mismo artículo, en la página 97, bajo el título “Mención de posibles retos de investigación” el autor expone que es correcto el cultivo que están haciendo las personas para salir de la pobreza y que el ejército está erradicando una plantación. Lea el párrafo completo (que abarca dos páginas) y luego explique si usted está de acuerdo o no. Explique por qué sí o por qué no está de acuerdo con el autor.

25. Luego de explicar su posición, anote la referencia APA al final del párrafo que usted escribió, lo único que cambiaría con la referencia del numeral 20 sería el número de página, porque todos los datos anteriores son los mismos y no es necesario elaborar una nueva ficha bibliográfica en Word, sólo debe buscar del listado que aparece en insertar cita, el nombre de la referencia anterior y seleccionarla.

26. Escriba sobre el párrafo de su opinión el título “Las posiciones del investigador”. Clasifíquelo como Título 3.

27. Escriba una introducción para el trabajo, explicando qué se puede encontrar en el documento que usted entregará. Anote como título: Introducción y clasifíquelo como título 1.

28. Vea la “Guía para insertar un índice automático en Microsoft Word” descárguela en el mismo lugar de los documentos anteriores.

29. Inserte un índice automático de Word en su trabajo.

30. Escriba al final del documento unas conclusiones del ejercicio, con el título: Conclusiones. Clasificado como Título 1.

31. Ver “Guía para insertar una bibliografía automática en Microsoft Word” descárguela en el mismo lugar de los documentos anteriores.

32. Inserte al final de su trabajo una bibliografía automática.

33. Investigue “Cómo insertar números de página en Word”. Actividad que puede hacer usando los recursos disponibles en YouTube.

34. Inserte los números de página en su documento, centrados y al pie de las páginas.

35. Elabore una carátula para su trabajo y posteriormente entregue su trabajo a un revisor para que proceda a indicarle lo que esté correcto e incorrecto.

Espero que esta información le haya sido de utilidad.




lunes, 13 de julio de 2015

Los indicadores socioeconómicos

Edwin Rolando García Caal



Un indicador es de acuerdo con la historia de la humanidad, un instrumento que permite saber la ubicación espacial o temporal del sujeto. Los primeros indicadores mundialmente reconocidos fueron la brújula y el reloj. Pero el término indicador se ha posicionado en todas las acciones humanas. Tanto que a nivel de diccionario un indicador se define como “Un dato, objeto o información que sirve para conocer la ubicación y la intensidad de un hecho o para determinar su evolución futura y su situación de cambios o progresos” (Vox). 

Un termómetro es un indicador de la intensidad de la temperatura. El tablero de un carro está lleno de indicadores de la cantidad de combustible, de la cantidad de agua, de la velocidad, de la cantidad de kilómetros recorridos, de la cantidad de líquido de frenos, de la temperatura del motor, etc. El semáforo es un indicador que señala las posibles acciones a realizar antes de cruzar una calle. Hay indicadores que señalan si algo se cumplió o no. Hay indicadores que señalan si se está cerca de una meta o no. Hay indicadores que señalan los cambios, otros señalan lo que está permitido y lo que no, como los indicadores del baño de mujeres y de hombres. Una característica que deben tener los indicadores es su simplicidad. Los indicadores de tránsito por ejemplo, deben ser tan simples que puedan ser comprendidos por las personas que incluso no saben leer y escribir. Sin embargo, también se han creado indicadores que sólo pueden ser comprendidos por personas que tienen determinados estudios. Nos referimos a los indicadores numéricos. 

Un indicador numérico es resultado de una fórmula. La fórmula más sencilla puede ser una división, una suma, una resta o una multiplicación. Los más usados son las divisiones, cuyo resultado es una razón fácil de poder ser transformada en un porcentaje. Los indicadores numéricos también son llamados índices. Así por ejemplo, se puede hablar del porcentaje de analfabetismo en el país y cuando se expresa que ese porcentaje es 19%, los estudiosos pueden comprender que 19 de cada 100 personas no saben leer y escribir (índice de analfabetismo). Los cambios en este indicador pueden motivar alegría o tristeza, pero también señalan si se están haciendo buenos proyectos o no. En ese sentido, está claro que un indicador es una señal del resultado de los proyectos, programas o políticas implementados, o simplemente, la señal de que no se está haciendo nada. Cuando el indicador es un índice muy pequeño, como por ejemplo 0.00002 entonces en lugar de llevarlo a porcentaje (multiplicarlo por 100), puede ser multiplicado por 1000, como el indicador de natalidad (33 nacidos vivos por cada 1000 habitantes), si aún es un dato muy pequeño puede ser multiplicado por 10,000 como el indicador de mortalidad materna (140 muertes por cada 10,000 partos).

Los índices son los indicadores predilectos de las Ciencias. La Economía, la Demografía, la Sociología, la Psicología, la Ecología y en sí todas las ciencias, emplean índices que sirven como indicadores de avance o retraso en el estado de la humanidad en algún tema. El Índice Big Mac por ejemplo, es un indicador que permite comparar el poder adquisitivo entre países donde la cadena McDonald’s vende su hamburguesa Big Mac. Lo que se hace es convertir el precio del Big Mac de moneda nacional a dólares y con esto saber si el poder adquisitivo de los consumidores es alto o bajo. Si en un país el Big Mac cuesta 3 dólares y en otro país el Big Mac 2.5 dólares, entonces el segundo país tiene mayor poder adquisitivo. 

Para que un indicador sea socialmente aceptado debe ser confiable. No importa en donde se calcule o quién lo calcule, siempre debe dar el mismo resultado a partir de los mismos datos y por lo tanto, debe describir la realidad tal cual es. Esto también necesita que los datos siempre estén disponibles. El indicador también debe ser oportuno, porque si el indicador es publicado años después de ocurrido un suceso, entonces ya no sirve de nada. Hay indicadores de proceso, por ejemplo cuando el horno muestra la señal de cocción finalizada. Hay indicadores de producto, en este caso el indicador señala qué tan cerca se está de la meta (de vacunación por ejemplo). Hay indicadores de resultado, que indica si luego de haber alcanzado la meta, el resultado esperado se logró o no; por ejemplo, si la vacunación del 100% de niños contra la polio dio como resultado un indicador de 0 muertes por polio en ese lugar poblado. Hay indicadores de impacto (también llamados de largo plazo), por ejemplo, si luego de haber capacitado al 100% de los habitantes sobre la violencia intrafamiliar, diez años después en ese pueblo no hay denuncias de mujeres maltratadas o niños maltratados o esposos maltratados.

En el ámbito de los indicadores socioeconómicos, el indicador más relevante es el dinero. Tiene dinero, no tiene dinero, sin embargo, como es un indicador social y económico, interesa la medición del indicador a nivel de grupos humanos. El grupo de seres humanos que tiene dinero para cubrir todas sus necesidades se representa con un indicador de No pobreza. El grupo de seres humanos que sólo tiene dinero para cubrir una parte de sus necesidades se representa con un indicador de pobreza. Si en ese grupo de seres humanos que se representan con el indicador de pobreza, hay todavía un subgrupo que no tiene dinero para cubrir ni lo mínimo de sus necesidades, entonces se representa por un indicador de extrema pobreza. 

El país completo también puede medirse por la cantidad de dinero que posee en un año. Ese indicador se llama Renta Nacional. Los países son comparados por su renta nacional y por ejemplo, Guatemala está en la posición 79 dentro de un listado de 230 países en donde el número 1 es el país que tiene más ingresos. Panamá se ubicó en la posición 91, Costa Rica 93, El Salvador 107, Honduras 113 y Nicaragua 125 (CIA, 2014). Estos indicadores señalan que Guatemala está en el grupo de países de ingresos medios, pero a la vez señala que sus ingresos son mayores que la renta nacional de cada uno de los países de Centroamérica.

La Renta Nacional no es el único indicador del dinero. Por ejemplo, si consideramos la renta de un vendedor y sabemos que él recibe de renta Q1,200 por todo lo que vendió. También debemos comprender que no es todo el dinero que le queda, porque si pensamos detenidamente, Q1,200 vendió pero hay que restarle lo que gastó antes de vender (costos). En realidad él vendedor tiene una cantidad menor de dinero, lo que llamamos ganancia. Como los indicadores socioeconómicos tienen que ver con poblaciones y no con un solo vendedor, entonces a la ciencia lo que le interesa es medir la ganancia de todos los habitantes en su conjunto para un país por ejemplo, o para un sector de la economía. Pero no se le llama ganancia ni beneficio, se le llama Valor agregado. En Guatemala, se han identificado 229 sectores de la economía. Uno de ellos, por ejemplo es el sector construcción. En este sector se calcula el valor agregado que obtienen todas las empresas que trabajan en la construcción de carreteras, puentes, casas, edificios, muelles, etc. La sumatoria del valor agregado de todos los sectores (229) daría como resultado el valor agregado nacional. Este valor agregado nacional es llamado Producto Interno Bruto y se abrevia PIB. Este indicador es medido de forma anual y ha presentado en el país el comportamiento siguiente:



El PIB del año 2014 nos indica que el país en ese año tenía más riqueza que en el año 2013. Algunos analistas científicos señalan que el PIB por sí solo, no es un buen indicador para decir que un país está mejor que el año anterior, porque en el caso de Guatemala, el año 2014 tiene más población que en el año 2013. Esto sería como afirmar que una familia con cinco miembros tenía una ganancia en el año 2013 de 5,000 quetzales y en el año 2014 está igual porque tenía los mismos 5,000 quetzales de ganancia pero tuvieron un miembro más en la familia, por lo tanto la familia ahora es de 6 miembros. Entonces un mismo PIB no significa que estemos igual, al considerar el crecimiento de la población. También un PIB mayor puede indicar que estamos peor que el año anterior si nuestra población creció más de lo que creció el PIB. Por eso recomiendan dividir el PIB dentro del total de la población y así tener el PIB por persona (este indicador es llamado PIB per cápita).




No debemos malinterpretar el PIB percápita, ya que este no es un indicador individual sino de país, por lo tanto sólo sirve para indicar si el país tiene un valor agregado mayor que el año anterior lo que indicaría que el país está económicamente mejor. Las personas no se miden por el PIB. 

A pesar de la claridad que se puede observar en la gráfica anterior, para medir si un país está mejor o no en su economía, otros analistas señalan que la medición expuesta no es real, ni en el PIB ni en el PIB percápita. Veamos un ejemplo, si vendemos un tractor a quinientos mil y esa es toda la producción nacional, entonces 1 tractor es nuestra producción de país y 500,000 es nuestra Renta Nacional. Al restar los costos tenemos un PIB de 100,000. Si al año siguiente producimos 2 tractores y nuestra renta nacional es de un millón y nuestros costos son 800,000 entonces podemos afirmar que estamos mejor (PIB = 200,000). El Producto Interno Bruto representa en dinero (PIB monetario) la cantidad física de nuestra producción (PIB físico). Pero si al tercer año producimos los mismos 2 tractores, nuestros costos son 800,000, pero vendemos cada tractor en 550,000 entonces tenemos un PIB de 300,000. Esos trescientos mil en dinero aparentemente señalan más producción pero en realidad la producción se mantuvo en 2 tractores, lo que indica que el país no mejoró. La Renta Nacional y el PIB en realidad están siendo afectados por una variación en los precios y por lo tanto no representan una mejoría en nuestra riqueza. Los economistas sugieren restar las variaciones en los precios y así determinar un PIB a precios constantes. Esta afirmación hace necesario medir anualmente la variación en los precios, para saber cuánto hay que restarle al PIB que se calcula a precios corrientes. Esa variación en los precios es llamada inflación y su indicador es un porcentaje.



Históricamente cuando se notó la importancia de medir la inflación, algunos analistas recomendaron medir la inflación pero no del cien por ciento de los productos de un país, sino sólo de aquellos que afectaban el consumo final de los hogares, este indicador es llamado IPC o índice de precios al consumidor. También se estableció la necesidad del cálculo del IPP o índice de precios al productor, que mide la inflación pero sólo de aquellos productos que sirven como materia prima para los principales productos de la producción nacional. A continuación un resumen de los principales indicadores socioeconómicos de Guatemala.


Las reservas monetarias internacionales representan la variación del ahorro que el país logró durante un año en moneda extranjera, en este caso en dólares de los Estados Unidos depositados en el Banco de Guatemala, esto se calcula sobre la cantidad total que había ahorrado al año anterior. En este indicador es importante determinar cuánto dinero extranjero ingresó al país (Divisas). Sus principales fuentes son los turistas, las exportaciones y las remesas familiares. Pero ese dinero sirve para pagar las importaciones, por lo tanto cuando aún sobra, forma parte del ahorro en divisa extranjera, lo que se denomina reservas monetarias internacionales. También se mide la cantidad de masa monetaria (o dinero) que circula en el país (M1). Cuando ese dinero (en efectivo) también incluye el dinero electrónico (tarjetas de crédito, cheques y tarjetas de débito) entonces se denomina M2. Los precios además del IPC y del IPP pueden medirse para un solo producto, el más interesante es el precio del dinero, lo que se mide con las tasas de interés. Tasa activa cuando el Banco cobra un precio por los préstamos y tasa pasiva cuando un banco paga intereses por ahorro de los cuentahabientes. Finalmente, puede explicarse que es importante medir la actividad financiera del Gobierno. Ya sea el déficit de sus ingresos menos sus egresos (déficit presupuestario) o su deuda (préstamos a nacionales o a países extranjeros). En iguales términos también se mide la deuda privada. (Descargar documento)

Bibliografía

BANGUAT (2015). Guatemala en cifras 2015. Banco de Guatemala. 72 páginas. http://www.banguat.gob.gt/inc/ver.asp?id=/publica/guatemalaencifras2015.htm&e=120887. 

CIA. (2014). The World Factbook. Washington: CIA/Central Intelligence Agency. Obtenido de https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2147rank.html 

INE (2013). Caracterización estadística de la República de Guatemala al año 2012. Instituto Nacional de Estadística de Guatemala, Noviembre. 76 páginas. 

Vox (sf). Diccionario de la Lengua Española. SPES. En línea. http://www.vox.es/cgi-bin/index.pl#


El problema social y el problema socioeconómico

Edwin Rolando García Caal

Los problemas son situaciones de conflicto, que surgen cuando la capacidad de restablecer la armonía entre elementos complementarios se ve disminuida, y en ocasiones anulada por situaciones, elementos o hechos desconocidos; mismos que al ser descubiertos pueden eliminarse o sustituirse hasta el punto que permitan regresar a la situación sin conflicto. La búsqueda de una solución corre bajo la responsabilidad de los propios elementos en conflicto o bien, si estos carecen de competencia, la responsabilidad puede elevarse a instancias superiores, las cuales inician en el nivel individual, continúan al nivel institucional y si aún no logran restablecer la armonía culminan en el nivel científico.

La anterior definición señala la conveniencia de iniciar la disertación explicando cuáles son los elementos complementarios. En las ciencias exactas por ejemplo, existe armonía entre valores (10=10). Un problema en estas ciencias exactas surge cuando aparece el hecho desconocido, lo que hace cambiar uno de los valores (8+X=10), transformando la armonía inicial en un problema. La búsqueda de la solución al problema puede abordarse desde varios puntos de vista, varios caminos o varios procedimientos. En este caso como los elementos no tienen competencia para auto recuperar la armonía, la responsabilidad de solucionar el problema recae sobre el individuo (hombre o mujer) interesado en resolver el problema. La jerarquía de los actores entra en escena cada vez que un nivel inferior señala su incompetencia para resolverlo.

Al igual que en las ciencias exactas, las ciencias naturales funcionan con elementos complementarios en armonía. Por ejemplo, una planta, para desarrollarse necesita de ciertas cantidades de nutrientes y condiciones físicas. Estas están presentes de forma oportuna en la naturaleza, sin embargo, la ausencia de uno solo de estos elementos complementarios hace romper la armonía y provoca el aparecimiento de un problema. Si el problema no es resuelto, los cambios en el desarrollo de la planta pueden permanecer en el largo plazo. La planta puede por sí misma buscar una solución al problema, si ella misma no lo logra, la responsabilidad pasa al agricultor. Por ejemplo, si aparecen gusanos en la planta, será necesaria la intervención del agricultor,  para que aplique un pesticida y solucione el problema. Si el agricultor no tiene medios para resolver el problema y las plantas afectadas hacen peligrar la cosecha de una comunidad, la situación puede complicarse y pasar a ser responsabilidad del Ministerio de Agricultura. Si el ministerio descubre que el nematodo no puede ser eliminado con ninguno de los pesticidas existentes, el problema pasa a jurisdicción de la ciencia. Según el autor "El científico formula el problema como resultado del análisis de la situación problemática que surge en la vida real como consecuencia de las exigencias de la práctica; o el problema científico se plantea como una previsión teórica" (Majmutov, M. ,1983; p. 143).

En un sentido más pragmático Mario Bunge señala: "El término problema designa una dificultad que no puede resolverse automáticamente, sino que requiere una investigación" (Bunge, M. 1972; p. 195).

En las ciencias sociales, los problemas surgen de la misma forma. Rompiendo el equilibrio o la armonía entre elementos. Sólo que uno de los elementos siempre es el ser humano. Sin embargo, en la sociedad hay una situación más compleja. El elemento ser humano hace más difícil de resolver el problema. Primero porque contrario a lo que ocurre en las ciencias exactas y en la naturaleza, el ser humano que es objeto de estudio no se está quieto y reacciona de diferentes formas (principio de actividad). Aún una misma persona en situaciones exactamente iguales puede reaccionar de diferentes formas en cada oportunidad. Veamos un ejemplo. Una gerente envió una circular a dos empleados. La circular decía: la próxima semana usted deberá asistir a una capacitación sobre temas de interés. El primer empleado llegó a agradecer por la consideración, pero el segundo empleado llegó a presentar su carta de renuncia. El primero afirmó que nunca lo habían tomado en cuenta para alguna capacitación y por lo tanto estaba muy agradecido. El segundo adujo que nunca lo habían enviado a una capacitación porque creía que hacía bien su trabajo, pero que ahora que lo enviaban a una, de seguro estaba haciendo mal su trabajo, por lo que mejor renunciaba.

El ser humano piensa y actúa de acuerdo a eso que piensa. Aun cuando está equivocado. Eso es parte del problema y es mayor cuando el problema no afecta a un sólo individuo (problema individual) sino a grupos de individuos o conglomerados (problema social). En ese sentido los problemas individuales se hacen sociales sólo cuando el mismo problema afecta a los conglomerados. Un problema social aparece por ejemplo, en la satisfacción de las necesidades. El hambre es normal, y puede resolverlo el individuo cuando tiene a la mano los satisfactores. Pero se vuelve un problema individual cuando la persona tiene hambre y no tiene nada para comer (ni comida, ni dinero para comprar comida). También es problema cuando la persona tiene hambre, tiene dinero para comprar la comida pero no hay comida en su casa y no tiene como salir a buscarla. Sin embargo, el problema es social cuando las personas que tienen hambre y no tienen nada para comer (ni comida, ni dinero para comprar comida) son muchas o cuando esas mismas personas sí tienen dinero para comprar la comida pero no hay en los mercados. 

Como problemas sociales podemos mencionar: la violencia, la drogadicción, el incremento de embarazos en niñas menores de 15 años, el analfabetismo, el tráfico en las horas pico, la ausencia de buenos líderes políticos, la falta de agua, las inundaciones, los secuestros, la discriminación racial, la discriminación de género, el uso de palabras soeces para la educación de los niños, el deterioro de los peinados, el deterioro de la forma de vestir, el incremento en adolescentes de los amigos con derecho, la cantidad de alumnos de diversificado que pierden las pruebas de matemática, el incremento de basura en las calles, el incremento de niños obesos, maestros incapaces de dar el ejemplo en términos de eficiencia, falta de didáctica en las aulas universitarias, desmotivación laboral, la corrupción, incremento de homicidios en mujeres, incremento de la prostitución masculina, el terrorismo, el tráfico de niños, el racismo, alcoholismo, el incremento de vagabundos, incremento de abortos, el calentamiento global, las inundaciones, la inflación, la compra venta de punteos en los cursos, el incremento de los divorcios, la masificación de mujeres insatisfechas, el ingreso al país de zapatos que no duran, incremento de niños sin familia, la violencia intrafamiliar, la violencia psicológica a la que son sometidos los esposos, el abuso sexual, la bulimia, falta de comunicación entre padres e hijos, estrés laboral, el bullying, el narcotráfico, personas lentas en todo, anorexia, dengue, chinkuncuya, malaria, la selección no llega al mundial, las maras reclutan niños cada vez más pequeños, el tiempo de aire en los celulares cada vez más caro, incremento de comida chatarra en el mercado, contaminación acústica, crisis económica en Europa, crisis económica en China, crisis económica en Estados Unidos, terremotos, inseguridad, etc. Esa es la realidad social, llena de problemas, algunos de naturaleza objetiva y otros de naturaleza subjetiva. Sin embargo, es necesario diferenciar un problema social de un problema socio económico. El problema socioeconómico se constituye a partir de situaciones de conflicto entre el individuo o grupo de individuos y los satisfactores necesarios para cubrir sus necesidades. Los problemas sociales dependen del desarrollo de la sociedad. Los problemas socioeconómicos tienen un primer punto de encuentro en las necesidades biológicas de los individuos, los problemas sociales son consecuencias de la vida en común. La terapia a parejas que están en situación de divorcio, por ejemplo, es la búsqueda de una solución a un problema social, pero no socioeconómico. Por lo tanto la ciencia que los estudia es la psicología y no la economía.
Los problemas socioeconómicos tienen naturaleza específicamente económica. Si entendemos el origen de lo social como lo que afecta a un conglomerado y sabemos que lo económico tiene que ver con la forma de administrar los recursos escasos y polivalentes para la satisfacción de necesidades ilimitadas de la sociedad, entonces bien podemos definir el problema socioeconómico como “aquella situación de conflicto que limita la satisfacción permanente de las necesidades ilimitadas de la sociedad”. El problema socioeconómico surge desde el origen de la sociedad y se explica por la intención de garantizar la reproducción de la especie humana. ¿Cómo garantizar que la sociedad humana permanezca en el tiempo? ¿A quién hay que proteger primero, a la mujer, al niño o al hombre? ¿Qué hay que buscar primero, comida, vestuario o vivienda? La respuesta está dada en un solo elemento: la provisión de bienes materiales. En ese sentido el equilibrio socioeconómico está señalado en la seguridad de qué producir, cuánto producir y como producir. Cuando esa seguridad se pierde o se pone en riesgo, entonces surge un problema socioeconómico. Cuando se entra en detalle a analizar el problema socioeconómico, se encuentran causas en toda la cadena de provisión de bienes y servicios, por lo que se habla de problemas de producción, problemas de distribución, problemas de comercialización y problemas de consumo. Un elemento adicional que se encuentra amarrado a la cadena de provisión de bienes y servicios tiene que ver con el dinero como medio de cambio. Por lo que los problemas socioeconómicos tienden a analizar la provisión real (bienes y servicios) y la provisión monetaria (dinero para adquirirlos). A esto llamaremos más adelante corriente real y corriente nominal.
Algo importante para diferenciar los problemas sociales de los problemas socioeconómicos tiene que ver con todos los aspectos de la vida humana. La actividad del ser humano no se centra únicamente en la necesidad de reproducción material de la especie (problemas socioeconómicos), sino que también aborda necesidades de organización, de reproducción espiritual, y de relaciones de vida.  En las relaciones de organización aparecen los problemas que se dan en las estructuras de poder, en las clases sociales y en los estratos sociales. Cuando los problemas socioeconómicos se mezclan con las relaciones de organización aparecen nuevos problemas como la desigualdad. En este caso unos grupos sociales tendrán una producción, distribución, comercialización y consumo diferentes a otros, sobre todo porque el tipo de organización establece diferencias en los ingresos de los grupos sociales. En el tema de la reproducción espiritual de la sociedad los problemas que surgen tienen que ver con la estructura de la familia, la conceptualización de la educación, la salud, la libertad, la seguridad, la vivienda, la iglesia y el vestido. Esta conceptualización hace que un grupo social rechace o acepte la forma de vestir o la forma de pensar de otro grupo social, lo que hace surgir otro problema, denominado discriminación. Finalmente en las relaciones de vida, los campos de acción de los seres humanos tienen que ver con la cultura y los valores que le son propios por historia. Lo que tiene valor para unos (cacao) no es lo mismo que tiene valor para otros (oro). Como se puede notar, entonces, los problemas socioeconómicos sólo intentan abordar las relaciones de reproducción material de la sociedad y para ello se fundamentan en el análisis de sus propios indicadores socioeconómicos (ejemplo, el PIB, la tasa de desempleo, el índice de distribución del ingreso, etc.). Estos se miden en el tiempo y en el espacio.
Por lo anteriormente descrito es importante aclarar que cuando se reduce la seguridad de contar con satisfactores que permitan resolver las necesidades materiales, debemos también saber que todo tiene relación temporal. Así los problemas socioeconómicos también se identifican como problemas estructurales o como problemas coyunturales. Son problemas coyunturales aquellos que no son permanentes. En un problema coyuntural la solución puede darse en el corto plazo y la inversión de tiempo y recursos es mucho menor que los recursos necesarios para resolver un problema estructural. Veamos un ejemplo. En la evaluación de un edificio nuevo el supervisor informó que el hierro utilizado en la construcción estaba oxidado y por lo tanto en un máximo de 5 años el edificio colapsaría. Este es un problema estructural, porque para sustituir el hierro en todo el edificio, se hace necesario derrumbar el edificio, a menos que se utilice un procedimiento diferente, como el utilizado en los X-men para sustituirle el sistema oseo a Wolverine. Pero como eso es pura imaginación, el problema del edificio es un problema estructural.
En otro edificio hay un problema coyuntural. El supervisor descubrió que el día de la inauguración había un hedor en todos los niveles. El olor provenía del sanitario de damas del primer nivel. Cuando entraron vieron que no habían echado agua en el inodoro. Cuando intentaron echar agua vieron que no había. Ese es un problema coyuntural.
Imagínese ahora que ante el problema del sanitario en el primer nivel del edificio, el ingeniero jefe de la obra dé la orden de demoler el edificio para terminar con el mal olor en todos los niveles. ¿Sería esto necesario?  ¿No es más fácil echar agua en el sanitario y desodorante ambiental en todos los niveles? Imagine también que al enterarse del problema del hierro en el otro edificio, este ingeniero dé la orden de pintar todo el edificio con pintura anticorrosiva para evitar que se desplome dentro de cinco años. ¿Es esta una decisión correcta? Resulta que esto ocurre con frecuencia en la sociedad. Existen autoridades que pretenden resolver los problemas estructurales aplicando soluciones coyunturales, mientras que otros pretenden solucionar problemas coyunturales haciendo cambios estructurales. Todo esto sucede por falta de conocimiento de los problemas socioeconómicos.
Los problemas socioeconómicos pueden ser estudiados desde disciplinas muy dispares: ciencias políticas, sociología, economía, etc. Incluso dentro del ámbito de la psicología los problemas socioeconómicos pueden ser analizados desde perspectiva diferentes. Numerosos estudios consideran que las dificultades de este tipo constituyen un poderoso factor de riesgo de padecer problemas de adaptación psicológica. La mayoría de ellos coinciden al afirmar que los problemas socioeconómicos están implicados en la aparición y mantenimiento de trastornos psicológicos como la depresión, la ansiedad, o los problemas de comportamiento en adultos (Lynch, Kaplan y Shema, 1997; Price, Choi y Vinokur, 2002; Reading y Reynolds, 2001; Weich, Churchill, Lewis y Mann, 1997; Weich y Lewis, 1998a, 1998b). Asimismo, se constata un interés creciente en la comunidad científica por el estudio de cómo estos problemas socioeconómicos “de los mayores” pueden afectar al bienestar psicológico de los más pequeños (Kalff et al, 2001; McMunn, Nazroo, Marmot, Boreham y Goodman, 2001; Shaw, Winslow, Owens y Hood, 1998; etc.). Enfocarnos en esta línea de estudio sería un error en las Ciencias Económicas, por cuanto estás se dedican a buscar la causa de los problemas socioeconómicos y no los efectos.
El conocimiento de la realidad socioeconómica es tan importante que implica el análisis detallado del pasado y del presente, a efecto de identificar los problemas coyunturales y los problemas estructurales y las soluciones que les son compensatorias. Sólo así se puede aplicar una decisión inteligente y congruente con el fenómeno. Dicho sea de paso, un problema socioeconómico se descubre por el efecto pero se soluciona al identificar la causa. Causa y efecto son los elementos que permiten el análisis concreto de los problemas. Desde un nivel microeconómico, como el de una comunidad, hasta un nivel macroeconómico como el de una sociedad en su conjunto.
En todas las sociedades hay problemas socioeconómicos, pero son más alarmantes aquellos que se identifican en los países subdesarrollados. ¿Es Guatemala un país subdesarrollado?  Para responder a esta pregunta, es importante iniciar estudiando qué es el desarrollo. Sólo con este conocimiento es posible entender los conceptos de subdesarrollo y dependencia.  (Descargar)
Bibliografía
Ekelund, Robert B. y Robert F. Hérbert 1992. Historia de la Teoría Económica y de su Método. 3ra. Edición. McGraw-Hill. Madrid.
Fombellida, A. (2002, 12 de Junio). Más de la mitad de las familias tienen dificultades para llegar a final de mes. 20 minutos Barcelona, p.1-2.
García, E. (2009). Problemas Socioeconómicos de Guatemala. Universidad de San Carlos de Guatemala, Facultad de Ciencias Económicas. 103 páginas.
Goodman, S.H., Brogan, D., Lynch, M.E., y Fielding, B. (1993). Social and emotional competence in children of depressed mothers. Child Development, 64, 516-531.
Goodman, S.H., Hoven, C.W., Narow, W.E., Cohen, P., Fielding, B., Alegría, M., et al. (1998). Measurement of risk for mental disorders and competence in a psychiatric epidemiologic community survey: the National Institute of Mental Health Methods for the Epidemiology of Child and Adolescent Mental Disorders (MECA) Study.
Majmutov, M.I. 1983. La enseñanza problemática. Pueblo y Educación, La Habana, Cuba. 371 pg.
Bunge, M. 1972. Teoría y realidad. Barcelona: Ariel. ISBN 84-344-1050-8.
Social Psychiatry & Psychiatric Epidemiology, 33, 162-173. Gorman-Smith, D., Tolan, P.H., y Henry, D.B. (2000). A developmental-ecological model of the relation of family functioning to patterns of delinquency.